COVID-19, el aliado de la transformación digital

¿La transformación digital es para todos los negocios? Está fue la pregunta que plantee a fines de octubre 2019, en un artículo llamado «¿Debería empezar una transformación digital?«.

En ese momento, gerentes de distintas empresas de diversos tamaños me preguntaban respecto a la transformación digital. Algunos de ellos, llegaban por curiosidad, otros con ganas de realmente hacerlo y otros solo querían ratificar lo que alguien le había dicho antes o lo había escuchado, respecto a que su empresa no necesitaba de esa «vaina» llamada «Transformación Digital»; ellos ya habían pasado por varias «modas» como esta que lo único que buscaban era sacar plata, y por supuesto, ellos no iban a caer. ¿Han escuchado esto antes?

Desconozco de donde sacaron los conceptos, las ideas y los «consejos», lo que se y sabemos todos hoy, es que con la pandemia del virus COVID-19 tocando la puerta de nuestros mercados, nuestros países, de nuestras empresas y hasta nuestras casas a una velocidad extraordinaria, las circunstancias han cambiado completo. Más de 175 países y territorios presentan casos COVID-19. El crecimiento de los casos se ha acelerado a más de 735,000 casos y 35,000 muertes al 30 de marzo. En el Perú llevamos más de 5000 casos positivos y 120 personas fallecidas y varias micro y pequeñas empresas han empezado a hacer despidos masivos, recortar salarios, utilización de vacaciones y otras acciones convencionales para afrontar una situación nada convencional.

Debemos entender que el entorno se ha vuelto más impredecible que antes, las estrategias, las herramientas y la cultura que teníamos hasta hace unos meses si no estaba abordando un plan de estrategia digital es necesario hacerlo ya, si ya lo tenía y «haz estado haciendo todo lo posible para mantener a tu gente segura, mantenerse al tanto de tu negocio y lidiar con la incertidumbre en medio de condiciones en constante cambio, es probable que eso no sea suficiente.» Martin Hirt – McKinsey, ante esta nueva realidad es necesario replantear y adelantarte al periodo económico post coronavirus.

¿Y ahora? ¿Qué debemos hacer?

Entendamos que esta crisis no solo se trata de una crisis de salud que afecta la economía (percepción del dinero/liquidez), sino que también se trata de un verdadero cambio en el modelo de negocio y el comportamiento del cliente de empresas, corporaciones y países. Un cambio que afecta a empresa de todos los tamaños y de todos los sectores.

Todo lo que construiste hasta antes del virus te ayudó a llegar donde estás, pero, eso no te va a sacar allí.

Johana Chuquino

Ante esto, necesitamos pensar y hacer lo que antes posiblemente no habíamos hecho: Crear una adecuada estrategia digital y velar por una correcta ejecución de esa estrategia que permitirán poner a tu empresa en otro horizonte de forma progresiva y escalada en periodo de tiempo. Esto sin dejar de lado a la continuidad operativa -aquello que hace que aún la empresa sobreviva.

A simple vista, parece que fuera simple, se trata de crear un nuevo plan y ejecutar. Simple. Hasta resulta increíble, pero, lo que se está planteando no un nuevo plan como lo conoces, lo que se plantea es una estrategia digital, y esto implica una transformación parcial y de fondo muchas empresa.

Estrategia digital

Recuerdo que el año pasado le decía a varias C-level y Gerentes, después de haber trabajado en conjunto un assessment de su empresa, que por su características era necesario incorporar en su plan estratégico «tradicional» un espacio para la estrategia digital, aunque esto implique destinar un presupuesto para ello, generar cambios tecnológicos, culturales, de procesos y personas. No todos lo vieron necesario.

¿Qué implica tener una estrategia de negocio digital?

Crear una estrategia digital requiere que una empresa esté abierta a reexaminar toda su forma de hacer negocios y comprender dónde están las nuevas fronteras del valor que puede ofrecer, siempre de la mano de su cliente. Es necesario, la comprensión de cómo se desarrollan las conductas y expectativas de tus clientes dentro y fuera de tu negocio. El conjunto de ambas, nos permiten adelantarnos a las tendencias que pueden generar valor, obviar uno de esos pasos, puede terminar por destruir el valor de lo que hoy ofreces.

1. Hazte consciente: Mira donde estas

Si estas esperando a que todo pase para actuar, no entendiste nada. Estas cayendo en lo que se llama una tóxica de inacción y parálisis. El primer paso radica tal vez, en el paso más duro para muchas empresas y es contarse verdad de cómo están. Realiza un auto-análisis de la salud empresarial, determinar la escala, el ritmo y la profundidad de tu empresa en todos los aspectos. 

2. Crea un equipo

Necesitas actuar ya y para eso necesitas un equipo. Esto es algo que no vas a poder hacerlo solo o solo con tus gerentes. Necesitas un equipo multidisciplinario. Este equipo será el que encargado de replantear tu modelo de negocio a gran velocidad, así que la clave está en saber escoger quienes formaran parte de este equipo y darle las herramientas y la autonomía que sea necesaria para este reto. «Puedes saber que hacer, pero, debes saber decidir si aquellos que necesitan actuar comparten la decisión de hacerlo».

3. Replantea el modelo de negocio

Para producir el plan estratégico digital ágil, debes saber que la incertidumbre está latente, que será probable que este se cambie en poco tiempo, por ende, la velocidad es un factor importante. No se trata de tener un plan perfecto, se trata de tener un plan base de mejora rápida y continua. 4 puntos a tener en cuenta para diseñarlo:

  1. Visión: Visión realista de tu posición inicial: (Mira donde estas).
  2. Dirección: Ten claro lo que quieres y lo que necesitas -son cosas distintas en algunas empresas-, esto te dará la dirección del viaje.
  3. Reimaginación: Diseña múltiples escenarios e iniciativas considerando 2 entidades claves: el cliente y el proveedor, y prepara a tu organización para los cambios (en paralelo).
  4. Números: Plantea un conjunto de «señales de activación» (resultados claves/indicadores/KPIs) que el equipo debe tener en cuenta y que se sirva como un sistema de alerta temprana para saber si están yendo por el camino correcto o no. Estos números no serán estrictos, ni post mortem, sino que su trabajo son dar una señal para actuar de inmediato y cambiar cuando sea necesario. 

Ejecutando la estrategia

Ejecuta, mide, corrige. Ejecuta, mide, corrige. Ejecuta, mide, corrige…

Estas enfrentándote a grandes niveles de incertidumbre, tal vez, los que nunca previste o nunca le diste la importancia por eso debes operar a altas velocidades. Una clave de esto es que te obsesiones sanamente -si es posible de mezclar estas dos palabras- con entregar valor cuando antes. Prioriza la velocidad sobre la perfección; y cuanto antes comiences, mejor. 

Si vienes de un modelo donde «aquí nunca cometemos errores» -una vez me lo dijo un CEO- déjame decirte que te va a doler. Debes aceptar que la primera vez que ejecutes tu plan NO va a salir 100 por ciento perfecto, tal vez, ni el 90 o 80 por ciento, pero, te aseguro que vas a obtener mejores resultados y respuestas después de cada iteración. Los escenarios se refinarán y actualizarán, y surgirá más información a medida que transcurra el tiempo. Muchas de las cosas que pensabas que te ayudarían o que eran necesarias se desestimadas; otros sin embargo, serán activadas y aceleradas. Iras evolucionando.

Alguno puntos finales:

  • Empieza ya. Desde acá, te invito a que empieces ya con acciones. Hoy más que nunca la frase «mañana es tarde» ha cobrado sentido.
  • Inversión sobre gasto. Aunque no parezca, es tiempo de invertir en aquello que te va a ayudar a moverte. Invierte en lo que te ayudará a redituar, en lo que te traerá resultados e incremento de lo invertido.
  • Se humilde. Si no sabes algo, asesórate. Si no estas seguro, pregunta. Mantente en apertura. Recuerda que multinacionales ha caído solo por el hecho de creer que todo iba a bien con ellos, mientras no eran capaces de ver como el mundo cambiaba. Ahora, súmale a esto que el mundo está en crisis, lo que ha acelerado los grandes cambios.

Si tienes dudas, si quieres implementar algo, si te hace sentido alguno de estos puntos y quieres aplicarlos, escríbeme directo a johana@agilewisecorp.com. Espero que este artículo logre moverte un poco las ideas, pero sobre todo, que puedas empezar a tomar acción.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *